Destacar frente a tu competencia y construir relaciones a largo plazo con tus consumidores son dos de sus principales ventajas. Aquí te decimos cómo lograrlo.

Por Arianna Jiménez

El servicio al cliente, se refiere a todas las acciones que realiza una empresa para hacer placentera la experiencia de compra y satisfacer las necesidades de un consumidor, de acuerdo con el sitio Entrepreneur.com.

Por eso, sin importar el nicho en el que se desarrolle tu negocio, la calidad en el servicio al cliente es prioridad. Recuerda que la estrategia de marketing más efectiva y acertada que puedes implementar es la recomendación de boca en boca, y eso solo se logra cuidando este importante punto.

Sin embargo, considera que los tiempos en los que la frase “el cliente siempre tiene la razón” han quedado en el pasado. Hoy, la relación entre vendedor y consumidor, se construye a partir de la honestidad de las dos partes.

Así, las empresas deben estar dispuestas a acompañar al cliente en su viaje de compra: presentar información clara y útil, resolver sus dudas, proporcionar alternativas, vender y entregar el producto bajo los términos convenidos. Todo ello sin faltar o comprometer sus valores.

El primer paso es que tu producto o servicio resuelva efectivamente las necesidades del consumidor. Toma en cuenta que ante mercados cada vez más competidos en calidad, costo y variedad de canales de compra, cobra mayor importancia la calidad en el servicio.

A las personas les gusta comprar a empresas con las que se identifiquen, muestren sus valores y estén comprometidas con una causa, señala Euromonitor Internacional en Top 10 Global Consumer Trends 2021. Además, tienen que ser compañías formales y responsables.

¿Cómo puedes mejorar tu servicio al cliente?

Reclutamiento y capacitación.

El personal en las distintas áreas de tu empresa debe cubrir un perfil especializado para brindar la atención requerida. En el caso de la calidad de servicio al cliente, las tres cualidades base son: empatía, claridad y paciencia.

Una buena capacitación en la que se brinde el conocimiento necesario sobre el producto o servicio, así como procesos operativos y administrativos, posibilitará una mejor resolución de conflictos. Recuerda que el personal es la cara de tu marca. ¿Cómo quieres que sea percibida?

Realmente escucha al cliente.

Es clave que, al momento de recibir una solicitud de ayuda, permitas que tu consumidor se desahogue. En ese momento, tu labor es escuchar atentamente e identificar el origen de su molestia. Es igual de importante tanto los comentarios positivos y retroalimentación, como las quejas.

Al escuchar de manera atenta las necesidades de tu cliente, podrás ofrecer una solución que cumpla con sus expectativas y que, incluso, las supere. Considera que, en ocasiones, es mejor perder un poco de dinero para reparar un daño, que ignorar un problema que afecte la reputación de tu marca.

Generación de manuales.

El conocimiento pleno de tu producto o servicio, así como implementar estrategias en caso de una necesidad mayor de tus clientes, les dará la pauta y confianza a tus colaboradores para saber qué hacer y cómo ofrecer un servicio al cliente de calidad.

Dar servicio de posventa.

Para muchos negocios, la relación con el cliente termina al cerrar la venta. Sin embargo, hacer un seguimiento para evaluar la satisfacción de la compra, generará una relación a largo plazo y lograrás que las personas que prefieren tu marca, se sientan especiales. El resultado: más ventas y referencias de nuevos clientes.

La calidad en el servicio al cliente permite una relación más cercana con ellos. Si generas un alto nivel en su experiencia de compra, podrás convertirte en una love brand. Es decir, una marca que los cuida, se preocupa por ellos y ofrece diversos canales para acceder a ella.

¿Cuántos clientes han externado alguna queja de tu empresa por recibir un mal servicio? Comparte tu experiencia en la sección de comentarios y alguna recomendación eficaz para resolver este tipo de situaciones.